El escepticismo antiguo: posibilidad del conocimiento


La conexión con el pirronismo: Metrodoro de Quíos, Anaxarco y Nausífanes



Download 1.84 Mb.
Page10/25
Date conversion14.06.2018
Size1.84 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   25

6. La conexión con el pirronismo: Metrodoro de Quíos, Anaxarco y Nausífanes.
Los problemas que venimos observando en Demócrito y Protágoras, y que son una constante preocupación para el escepticismo tienen una incidencia especial en los sucesores de estos filósofos abderitas. Pensadores como Metrodoro de Quíos, Anaxarco y Nausífanes, herederos de los abderitas Demócrito y Protágoras, vinculan, según creemos, la tradición atomista, y a través de ella la presocrática, con el escepticismo pirrónico. De ahí, su importancia para comprender la relación que los propios escépticos reconocen entre el pirronismo y la filosofía anterior a él.

Pocas cosas sabemos de los seguidores de Demócrito; es más, a veces, ni siquiera sabemos con seguridad qué seguidores tuvo el atomista. Por eso, cualquier estudio sobre estos filósofos cuenta de entrada con una gran dificultad: la falta de fragmentos y de testimonios directos sobre estos autores, que impiden una justa valoración de esta línea de pensamiento. A pesar de estos inconvenientes, siempre contamos con la ayuda de Sexto Empírico que aporta noticias, interpretaciones y valoraciones de estos seguidores abderitas. Nuestra investigación se centra ahora en el estudio de tres filósofos: Metrodoro de Quíos, Anaxarco y Nausífanes que intentan armonizar un escrupuloso atomismo con un sutil e incompleto escepticismo. El primero es discípulo de Demócrito, el segundo es maestro de Pirrón, el tercero es su discípulo; los tres son significativos para entender el pensamiento de Pirrón y el posterior desarrollo del escepticismo.




Metrodoro de Quíos.

No carece de dificultades investigar la línea abderita después de Protágoras: Metrodoro de Quíos ocupa el primer lugar. Sin embargo, algunas fuentes citan a un tal Nesa o Neso356, del que sólo conocemos su nombre, que parece desempeñar el papel de mediador entre Demócrito y Metrodoro. De ese tal Nesa, según unos, o del mismo Demócrito, según otros, fue discípulo Metrodoro de Quíos357. Clemente y Suidas relacionan a Metrodoro con Demócrito y con Pirrón. Clemente afirma que Demócrito fue maestro de Protágoras y Metrodoro; siendo éste último maestro de Diógenes de Esmirna, instructor de Anaxarco que lo fue de Pirrón358. Suidas, por su parte, asegura que Pirrón siguió las lecciones de Brisón, discípulo de Clinomaco, y después de Alejandro, discípulo de Metrodoro de Quíos359.

En Metrodoro tampoco desaparece un cierto dogmatismo, reflejado en el mantenimiento como principios fundamentales de la naturaleza lo lleno y lo vacío, principios explícitos de la teoría atomista de Demócrito360. Esta dependencia de la filosofía de Metrodoro no sólo se reconoce en la aceptación de la parte fundamental de la teoría democrítea: átomos y vacío, sino en el reconocimiento también de otros aspectos de la doctrina del abderita361.

Ahora bien, la fidelidad que demuestra Metrodoro a los principios democríteos en estas cuestiones no es, con todo, lo más interesante e importante de su filosofía; sino más bien la preocupación por otros problemas con un pensamiento original y propio362, que le conduce a propuestas claramente escépticas. En los pasajes de Clemente, Suidas, Eusebio y Sexto mencionados arriba, se evidencia cierta relación entre Metrodoro y algunos pensadores significativos para nuestro estudio, como son Demócrito, Protágoras y Pirrón. Esta unión o sucesión que todos estos textos demuestran, y que parece tener más la forma de una afinidad conceptual363 que de una sucesión en toda regla, va a guiar nuestra investigación ya que justifica razonablemente esa relación que desemboca en el escepticismo.

El punto de partida de Metrodoro en lo que al conocimiento se refiere, es el mismo que el de Demócrito; es decir, la negación de la verdad de las percepciones. Dice Aecio que tanto Demócrito como Metrodoro parten de que «las sensaciones son engañosas (yeude_V e_nai t_V a_sq_seiV)»364. La afirmación es rotunda, pues supone que a través de las sensaciones no conocemos nada, y ni siquiera es preciso atender a ellas pues no aportan un conocimiento certero de la realidad. En Demócrito, sin embargo, esta afirmación se veía compensada por la confirmación de la autonomía de la razón en el proceso del conocimiento. Sólo el conocimiento racional es válido; y sólo a través de la razón (pues el conocimiento sensible es erróneo) podemos conocer los principios fundamentales de la teoría atómica. En Metrodoro, por el contrario, desaparece este segundo requisito necesario en el sistema de Demócrito. El de Quíos no acepta que la razón conozca verdaderamente la realidad. Al contrario, su punto de partida es completamente opuesto, pues defiende que no conocemos nada. Da la sensación que este discípulo de Demócrito asume perfectamente aquel inconveniente que el filósofo de abdera ya presentaba con relación a los sentidos; es decir, si los sentidos no son capaces de aportar un conocimiento verdadero de la realidad ¿cómo puede sustentarse la razón que en última instancia toma de ellos su fundamento? Es evidente que no puede sostenerse sin su ayuda. Si las sensaciones son erróneas y no existe seguridad de que la razón por sí sola pueda sostenerse, ¿qué ocurre con el conocimiento que de hecho tenemos de la realidad? La respuesta de Metrodoro, apoyada en Jenófanes y en Demócrito, es contundente: «todas las cosas son según la opinión». Estamos ante la primera llamada de atención escéptica que provoca Metrodoro con su filosofía: «Metrodoro de Quíos decía que nadie conoce nada (mhd_na mhd_n _p_stasqai), sino que las cosas que creemos conocer, no las conocemos con exactitud, ni es preciso atender a las sensaciones; en efecto, todas las cosas son según la opinión (dok_sei g_r _sti t_ p_nta)»365.

¿Cuál es la razón de que este testimonio de Epifanio muestre a un Metrodoro tan escéptico sobre las posibilidades del conocimiento? Podemos conjeturar que Metrodoro, consciente de lo engañoso que resulta el conocimiento sensible, se atreve a considerar la imposibilidad de un conocimiento cierto. En Demócrito, la falibilidad del conocimiento sensible se soluciona, como hemos visto, recurriendo al concocimiento intelectivo: la razón, el logos, sin el concurso de los sentidos, descifra la verdad de la realidad que no es otra que átomos y vacío. El sistema democríteo exige como necesidad lógica aceptar este conocimiento racional como única posibilidad del conocimiento. Metrodoro, sin embargo, al afirmar que las cosas son según la opinión, tiene que concluir que no podemos saber con total certeza nada, ni siquiera esto último, si sabemos o no sabemos algo con garantía, pues no existe ningún criterio intersubjetivo que pueda proporcionar certeza en el conocimiento de las cosas. Así, según este texto, la idea de la convencionalidad de Demócrito se lleva en Metrodoro hasta sus últimas consecuencias, alcanzando también a los átomos y al vacío, ya que todas las cosas son según la opinión. Esta afirmación de Metrodoro viene confirmada tanto por Epifanio en el fragmento arriba mencionado, como por Cicerón, Diógenes Laercio y Aristocles que vuelven a mencionarlo, casi en los mismos términos. La semejanza de todos estos textos quizá provenga de la utilización por parte de estos autores de una fuente común que pudo ser el libro de Metrodoro Sobre la naturaleza.

Cicerón también se refiere a Metrodoro como uno de los antecedentes más radicales del escepticismo; en este caso, de la «nueva academia». En su discurso sobre los precusores de ésta Cicerón reconoce entre los filósofos antiguos a Demócrito y a Metrodoro -que admiró muchísimo a Demócrito (Is qui hunc maxime est admiratus)- como pilares fundamentales del escepticismo académico. Dice Cicerón que Metrodoro afirma lo siguiente sobre la naturaleza: «Niego -dice- que sepamos si sabemos algo o no sabemos nada, ni siquiera que sepamos que no sabemos (o sabemos) tal cosa, ni si absolutamente existe alguna cosa o nada»366. En este mismo sentido, se orienta el testimonio de Diógenes Laercio sobre Metrodoro. En el epígrafe dedicado a Anaxarco, Diógenes recoge la noticia de que Anaxarco fue discípulo de Metrodoro quien decía «que ni siquiera esto mismo sabía que nada sabía (mhd_ a_t_ to_t_ e_d_nai _ti o_d_n o_de)»367. De todas las transmisiones que tenemos de este pasaje emitido por Metrodoro, la que aporta más detalles es la de Aristocles en la Praeparatio de Eusebio. Aquí se añade un dato con valor crítico y es que esta famosa declaración de Metrodoro proporciona fundamentos (malos recursos) a Pirrón para el desarrollo de su escepticismo:


«Escribiendo sobre la naturaleza comenzaba con esta introducción: «ninguno de nosotros sabe nada, ni siquiera esto mismo si sabemos o no sabemos nada (o_de_V _m¢n o_d_n o_den o_d_ a_t_ to_to, p_teron o_damen _ o_k o_damen). La cual introducción proporcionó malos recursos (kak_V __orm_V) a Pirrón, que nació después de esto»368.
Las declaraciones de este texto coinciden casi completamente con las que veíamos en el pasaje antes citado de Epifanio: «Metrodoro de Quíos decía que nadie conoce nada». Esta afirmación junto con la anterior puede ser fácilmente relacionada con alguna de las sentencias argüidas por los escépticos, según las cuales no podemos conocer nada, ni siquiera la declaración misma que afirma que no podemos conocer nada, estamos ante la declaración más radical de un escepticismo prepirrónico.

Sexto Empírico así lo reconoce citando tres veces a Metrodoro en su obra369. El texto más importante para investigar la filiación de Metrodoro se encuentra en M., VII, 48, un texto muy conocido y clásico en el que habla del criterio y expone las opiniones más relevantes: unos, observa, conservan el criterio en el discurso racional, otros, en las evidencias no racionales y unos terceros, en ambas cosas. Añade, que algunos pensadores rechazan la existencia de un criterio y Metrodoro es uno de ellos. La importancia de este pasaje radica tanto en la noticia misma del rechazo del criterio como en el análisis de los filósofos que junto a Metrodoro niegan el criterio de verdad: Jenófanes, Protágoras, Gorgias y los escépticos entre otros. En otro texto más explícito Sexto afirma que el de Quíos abolió cualquier tipo de criterio y la causa es, de nuevo, el mismo testimonio que sirve de base al escepticismo de éste: «Y no pocos eran, como declaré más arriba, los que afirmaron que los del círculo de Metrodoro y Anaxarco y también los de Monimo, rechazaron el criterio, sobre todo Metrodoro porque dijo: «nosotros no sabemos nada, ni siquiera esto mismo sabemos que no sabemos nada (o_d_n _smen, o_d_ a_t_ to_to _smen _ti o_d_n _smen)»»370.

En resumen, observamos dos actitudes en Metrodoro. Una claramente atomista, en cuanto se refiere a los principios que rigen la realidad; y otra, en cuanto al método «propio» del que se servía al escribir sobre la naturaleza, que tiene algunas consecuencias manifiestamente escépticas para el conocimiento371. Metrodoro defiende claramente los principios físicos democríteos. Sin embargo, el de Quíos no se limita sólo a transmitir exactamente las teorías de Demócrito, sino que profundiza en aquellas dificultades que el sistema atomista ya detectaba y no resolvía. Metrodoro niega que podamos conocer la verdad. La teoría materialista de Demócrito defiende un conocimiento racional de la realidad, sin embargo, el rechazo de los sentidos que este conocimiento conlleva genera algunas dificultades sin solución. Metrodoro renuncia a encontrar una solución, consciente del fracaso que supone querer fundamentar el conocimiento de la realidad. Creer una verdad y defenderla no es problemático, pero demostrar que es tal como yo creo que es, parece imposible. La trascendencia de la tesis de Metrodoro, a tenor sobre todo de los textos que Sexto Empírico ha dejado, no radica sólo en la seguridad de que este problema no tiene solución, sino en la convicción de que no puede ser solucionado, aceptando posiciones escépticas.

Así pues, sólo en la estrategia, el de Quíos anticipa la llegada del escepticismo helenístico. Este esquema, previo a cualquier investigación, es un antecedente metodológico muy importante para el escepticismo de Pirrón; el cual tomará un camino de análisis diferente, ya que al declarar que las cosas son, por su propia naturaleza, «indeterminadas, sin estabilidad e indiscernibles», califica como innecesaria cualquier investigación científica que se realice a partir de aquí, por lo cual el hombre no debe poner su confianza ni en las opiniones, ni en las sensaciones sino presentarse ante ellas sin pre-juicios, de modo impasible, llegando a la suspensión del juicio. Por eso, la actitud de Metrodoro sobre el conocimiento, atestiguada por algunos fragmentos, y sobre todo por el escéptico Sexto Empírico, puede ser calificada, al menos en lo que se refiere a las posibilidades del conocimiento, como escéptica.



Anaxarco.
Anaxarco es una figura de transición entre Metrodoro y Pirrón; también es de Abdera, o por lo menos así lo considera Diógenes Laercio y Galeno372. Según Laercio, fue discípulo de Diógenes de Esmirna, pero también afirma que, según otros autores, fue discípulo de Metrodoro de Quíos373. Esta reivindicación de una doble paternidad intelectual de Anaxarco plantea un problema para el propio Diógenes Laercio que no llega a decidirse por una de las dos hipótesis. El testimonio de Aristocles en la Praeparatio de Eusebio es mucho más claro, la línea de sucesión que presenta es la siguiente: Demócrito, Protágoras, Nesa, Metrodoro, Diógenes, Anaxarco y Pirrón. Siendo éste último compañero de Anaxarco y el iniciador del movimiento escéptico374. A pesar de la pequeña vacilación de Diógenes Laercio, el lugar que ocupa Anaxarco en su obra «Las vidas» no deja dudas sobre su situación, pues lo coloca entre Diógenes de Apolonia (el cual precede a Demócrito y Protágoras) y Pirrón. Este vínculo entre Demócrito, Anaxarco y Pirrón, que viene sugerido por esta sucesión, es confirmado por Diógenes en el capítulo dedicado a Pirrón de Elis, mostrando allí una relación directa con Anaxarco, diciendo explícitamente que Pirrón lo siguió por todas partes375 e indirecta, a través de la memoria, con Demócrito, pues según dice Filón Ateniense, lo recordaba mucho376. Según Decleva Caizzi, la relación entre Pirrón y el filósofo Anaxarco ocupaba un espacio importante en la biografía de Antígono de Caristo aunque no sabemos cuáles eran los argumentos en los que basaba su relación377. Diógenes Laercio la establece en el viaje que los dos emprendieron en el séquito de Alejandro. En ese viaje por Asia destacamos el encuentro que tuvieron con los magos y los «gimnosofistas» indios378; influencias que le llevaron, tal como dice Ascanio Abderita, a la introducción en la filosofía griega de los conceptos de «inaprehensibilidad» y «suspensión del juicio» (t_ t_V _katalhy_aV ka_ _poc_V e_doV e_sagag;n) de clara influencia oriental379. Este vínculo produce que en algunos textos, Anaxarco sea clasificado entre los precursores del escepticismo. Por ejemplo, Pseudo-Galeno lo describe junto a Zenón y Pirrón como uno de los escépticos: «Por otro, escépticos, como Zenón de Elea, Anaxarco de Abdera y Pirrón, de quien se conoce con exactitud que utilizaba mucho la aporética»380. El testimonio de Sexto es más definitivo, ya que lo coloca junto a Jenófanes, Protágoras, Metrodoro, Monimo y otros más381, como uno de los que rechazan el criterio de verdad. Las razones para este juicio están apoyadas en un argumento muy utilizado por Anaxarco. Sexto cuenta que estando Anaxarco junto a su amigo Monimo comparando las cosas existentes con una escena pintada, llega a la conclusión de que las impresiones experimentadas en ella eran muy parecidas a las del sueño y la locura; y que no existe, por tanto, un criterio de verdad que pueda distinguirlas sin posibilidad de error382.

Este juicio para rechazar el criterio puede tener dos lecturas:

1. Desde la consideración de que las opiniones de los hombres no pueden fundamentar ningún criterio de certeza.

2. Desde la tesis de la inexistencia de un criterio de verdad que sirva de guía al conocimiento para distinguir las impresiones falsas de las verdaderas.

A nuestro parecer, el texto sobre Anaxarco refiere más el segundo sentido que el primero. Ya que dice que existe cierta imposibilidad de distinguir las impresiones entre sí, ya sean éstas referidas a las cosas existentes o referidas a las que tenemos durante el sueño o las que puede tener una persona en una situación de locura. Estamos ante la línea crítica, iniciada por Demócrito, contra el conocimiento sensible, considerando la realidad fenoménica como un mundo de imágenes, de fantasmas similares a los del sueño.

Las dos lecturas tienen entre sí diferencias sólo de matiz y adelantan una tendencia hacia el escepticismo en lo que se refiere a la incapacidad de los hombres de encontrar una guía segura mediante la cual poder distinguir las opiniones falsas de las verdaderas. Esta actitud contrasta, igual que en Metrodoro, con los principios de su teoría física. Se dice que Anaxarco fue seguidor de Demócrito en sus opiniones sobre la naturaleza (Plutarco y Valerio Máximo, por ejemplo, nos ofrecen un testimonio según el cual Anaxarco explicaba las teorías de Demócrito sobre la infinitud de los mundos a Alejandro383).

A pesar del débito con el atomista, no es menos cierto que en lo que se refiere a otros aspectos de su pensamiento, como por ejemplo la ética, Anaxarco difería de Demócrito, pues declaraba que la felicidad es la más alta meta de nuestros esfuerzos; de ahí que, por la tranquilidad, por la moderación de su carácter y por la buena disposición que mantenía en la vida cotidiana fuese denominado feliz (e_daimonik_V)384. Esta actitud, muy relacionada con la concepción que tiene de la vida práctica, constituye el objeto fundamental de su filosofía. A este respecto dice Dal Pra que Anaxarco ha seguido y acentuado el contraste que existe en la posición de Demócrito entre un objetivismo físico y un subjetivismo moral, entre el universalismo de la razón cognitiva y el individualismo de la razón práctica385. Por eso, Robin386 considera que Anaxarco fluctúa entre las posturas democríteas y la orientación ética de los cirenaicos. De ahí que dos aspectos importantes de su doctrina sean la tendencia al cinismo387 y la propensión a la adiaphoría o indiferencia, que también caracteriza a Pirrón. Esta indiferencia, utilizada por Pirrón como elemento filosófico, es una de las características esenciales del pirronismo como movimiento. Y esta actitud es la que estima Anaxarco, pues cuenta Diógenes Laercio que habiendo caído un día el mismo Anaxarco en un cenagal, y estando pidiendo auxilio, pasó a su lado Pirrón sin socorrerlo. Ante las protestas de los demás que culparon a Pirrón de su mala conducta, sólo él lo elogió diciendo que era un hombre indiferente e imperturbable388. Esta evaluación de la indiferencia de Pirrón, tiene su paralelo en Anaxarco en la indiferencia que también demuestra, llegado el caso, resistiendo la tortura y el dolor físico, que le inflige Nicocreón, el tirano de Chipre. Así, se cuenta que cuando su enemigo manda que lo maten machacándolo con mazos de hierro en un mortero dice: «machaca el cuero que envuelve a Anaxarco, pero a Anaxarco no lo machacas»389. Posiblemente, como Piantelli comenta, esta actitud de Anaxarco ante la muerte y el dolor físico, tiene como paralelo la adiaphoría de Pirrón, pudiendo ser remitidas ambas actitudes, sin duda, a las influencias de los «gimnosofistas»390. Todos estos testimonios justifican que muchas veces se hable de Anaxarco como un filósofo que intenta relacionar las doctrinas atomistas, por un lado, y el escepticismo de Pirrón, por otro391.

Con Anaxarco asistimos, lo mismo que con Metrodoro de Quíos, a una tensión entre los principios propios de la teoría de Demócrito y el surgimiento de un escepticismo en las posibilidades del conocimiento: una especie de convencimiento de las dificultades que tiene el hombre de conocer la verdad, tanto en el plano cognoscitivo o teórico como en el moral o práctico.




Nausífanes.
En sentido estricto, hay una diferencia esencial entre Nausífanes y los dos autores ya tratados. Si tanto Metrodoro como Anaxarco tienen como características ser antecesores de Pirrón, Nausífanes fue su discípulo. Nos ocupamos de él no sólo por ser seguidor de Pirrón, sino por el intento, igual que los dos anteriores de conciliar la doctrina física atomista con la caracterización escéptica del conocimiento. Diógenes Laercio lo sitúa dentro de la «escuela» Italiana que surge a partir de Pitágoras, sigue en Parménides y Demócrito y concluye en Epicuro discípulo de Nausífanes y de un tal Naucides392. Pero esta filiación cambia en el mismo Diógenes Laercio, cuando en el libro IX, en el capítulo dedicado a Pirrón, nombra a Nausífanes como su discípulo, y además por dos veces. Al principio de la vida de Pirrón, dice Diógenes que Nausífanes se sintió, siendo joven, atraído por Pirrón («Por lo cual cautivó a Nausífanes, siendo todavía Joven)»393; y un poco más abajo nombra a Nausífanes entre los discípulos de Pirrón: «Además de éstos oyeron también a Pirrón, Hecateo Abderita, Timón de Fliunte, el autor de los «Sillos», de quien hablaremos más adelante y además Nausífanes de Teo»394. Otros testimonios sobre Nausífanes de Suidas, Cicerón, Séneca, Clemente y Sexto, concluyen el perfil del filósofo. El primero, Suidas, vuelve a incidir en las relaciones de Nausífanes con Epicuro, ya que según su propio testimonio éste último fue discípulo de Nausífanes395. Cicerón repite el dato en el contexto de una ácida crítica contra los epicúreos, atacando a Epicuro por vanagloriarse de no haber tenido ningún maestro; de la misma manera que el propietario de una casa mal construida reconoce que no se ha servido de un arquitecto. Cicerón concluye que Nausífanes fue el puente transmisor entre las doctrinas de Demócrito y Epicuro396. Sexto Empírico, por su parte, reconoce a Nausífanes como discípulo de Pirrón. Este dato es de suma importancia al provenir de un escéptico que está interpretando la filosofía anterior al escepticismo: «Pero además, es verosímil que [la objeción de Epicuro a los matemáticos] viniera de su enemistad con Nausífanes, discípulo de Pirrón (t_n P_rrwnoV _koust_n), pues mantenía su influencia sobre muchos jóvenes y se dedicaba de forma diligente a las artes y a las ciencias, sobre todo, a la retórica»397.

Cada vez se constata con mayor fuerza la relación que defendemos entre Pirrón y Nausífanes. Séneca aporta otro valioso testimonio: en una de sus cartas censura a algunos filósofos y critica sus ocupaciones superfluas sin relación con la práctica de la vida398. En este contexto, acusa a algunos filósofos de aprender sutilidades que atentan contra la verdad, citando entre ellos a Protágoras, Nausífanes, Parménides, Zenón de Elea, a los pirrónicos y los megáricos. De Nausífanes, por ejemplo, comenta su indefinición ante las cosas que parecen ser: «Nausífanes afirma que de las cosas que parecen ser, ninguna es más que no es (nihil magis esse quam non esse399. De tal forma que, si esta afirmación se manifesta en el sentido de «no más es que no es (o_ m_llon _stin _ o_k _stin)» concluiremos que los postulados de Nausífanes son muy parecidos a los de Pirrón.

Éstas y otras referencias400 avalan la tesis que reconoce a Nausífanes como el sintetizador de la teoría pirrónica y de los principios democríteos: curiosamente, Metrodoro y Anaxarco, que son anteriores a Pirrón, habían mantenido en equilibrio elementos escépticos y principios democríteos anticipando esta actitud de Nausífanes. La importancia de Nausífanes radica, pues, en el intento de formular teóricamente la conducta práctica de Pirrón. Es decir, su discípulo asume los planteamientos de su vida práctica e intenta formularlos de manera teórica. De ahí que según Diógenes Laercio, Nausífanes: «Solía decir, por cierto, que era preciso, por un lado, asumir la disposición (diaq_sewV) de Pirrón y, en cambio, [seguir] sus propias doctrinas (l_gwn)»401. Sólo desde esta perspectiva, puede entenderse la primacía que otorga Pirrón a la di_qesiV sobre los l_goi. La consideración de los segundos es secundaria402 y la importancia de la primera, es decir la disposición que tenía en la vida, es primaria403. En Nausífanes, por el contrario, lo substancial es el discurso, la actividad retórica para entender los problemas de la phýsis. Filodemo refiere que se jactaba del alto poder de convencimiento que tenía ante su auditorio mediante la palabra, utilizando la retórica para demostrar sus teorías acerca de la naturaleza404. Sexto Empírico acredita este dato cuando al hablar de Nausífanes como discípulo de Pirrón afirma que se sentía atraído por la ciencia dedicándose expresamente a la retórica. Esta actitud, según Sexto, le lleva, posiblemente, a su enemistad con Epicuro, el cual combatió duramente a los seguidores de las «ciencias», los cuales, según su punto de vista, no aportaban nada a la sabiduría405.

Asistimos en Nausífanes a cierta tensión entre un incipiente escepticismo propio de su maestro Pirrón y una fuerte tendencia a la retórica como forma de convencer a los demás de su verdad. Esa tensión llega a Diógenes Laercio que la resuelve calificando tanto a Nausífanes como a Hecateo Abderita y Timón de Fliunte como pirrónicos, por el nombre del maestro y aporéticos, escépticos, efécticos y zetéticos por la doctrina que defienden406. Brochard, Dal Pra y Robin407, realizan un intento por comprender las figuras que son expresamente nombradas como discípulos de Pirrón en este pasaje de Diógenes. Estos autores llegan a la conclusión de que no es correcto, históricamente, ni aceptable, historiográficamente, postular la existencia de una escuela de Pirrón fuertemente institucionalizada en sentido filosófico. Evidentemente, no existe nada por el estilo, pero sí que se puede hablar de la existencia de discípulos, en el pleno sentido de la palabra, que siguen las doctrinas de Pirrón408.

Hasta aquí, hemos visto las relaciones que Pirrón y el pirronismo han mantenido con la filosofía anterior, y el proceso mediante el cual la filosofía presocrática fue transformando un cierto dogmatismo filosófico en un escepticismo más crítico. A pesar de las dificultades textuales que hemos encontrado, sostenemos que el pirronismo no es un movimiento aislado en la filosofía griega sino que surge del desarrollo de los problemas del conocimiento. También comprobamos que la línea representada por Parménides y la representada por Demócrito contribuyen, aunque por razones diferentes, al planteamiento en Pirrón de algunos problemas gnoseológicos sin resolver y al desarrollo posterior del pirronismo. Así mismo, cabe subrayar una progresiva transición desde una filosofía dogmática firme en sus criterios de distinción entre la verdad y el error, a una actitud más crítica en la que desaparece todo criterio de verdad. Esta transición hacia el escepticismo viene como consecuencia de una paulatina desconfianza en los sentidos como forma de conocimiento sensible, y de una gradual crisis de la razón, consecuencia de lo anterior, que se muestra impotente para descubrirnos la verdad409.



1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   25


The database is protected by copyright ©hestories.info 2017
send message

    Main page