International Disability Alliance


Disposiciones específicas: Artículos 10-30



Download 457.02 Kb.
Page4/8
Date conversion18.07.2018
Size457.02 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

Disposiciones específicas: Artículos 10-30

Respecto de cada artículo incluido en esta sección, deben formularse las siguientes preguntas y cuestiones, cuando sea pertinente:



  • ¿Se han introducido cambios a raíz de la CDPD? En caso afirmativo, ¿se consultó a las OPD nacionales sobre tales cambios?

  • ¿Cumple la legislación con la CDPD? En caso afirmativo, ¿está siendo aplicada en la práctica? ¿Puede exigirse el cumplimiento de sus disposiciones?

  • ¿Cumplen las políticas con la CDPD? En caso afirmativo, ¿están siendo aplicadas en la práctica?

Debe prestarse especial atención a la situación de las mujeres con discapacidad, de los niños y niñas con discapacidad, de las personas mayores con discapacidad, de las personas indígenas con discapacidad, de las minorías con discapacidad y de otros grupos de personas con discapacidad.

Siempre que sea posible, deberán presentarse estadísticas o indicadores relevantes para corroborar las declaraciones.

Artículo 10 – Derecho a la vida

Existen situaciones en las que, como consecuencia de la percepción de que las personas con discapacidad tienen una menor calidad de vida, o por un sentimiento de piedad y misericordia, profesionales de la medicina y familiares han aplicado prácticas que han causado la muerte de personas con discapacidad, incluso de niños y niñas recién nacidos.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿Protege el Estado a las personas con discapacidad contra prácticas médicas y de otra índole que pueden provocar la muerte de personas con discapacidad?
  • ¿Protege el Estado a las personas con discapacidad contra la aplicación discriminatoria de la eutanasia y del suicidio asistido, en los países en los que están permitidos?


  • ¿Ha adoptado el Estado medidas para combatir los estereotipos sobre la calidad de vida de las personas con discapacidad?

Artículo 11 – Situaciones de riesgo y emergencias humanitarias

En ocasiones, se pasan por alto las necesidades de las personas con discapacidad en situaciones de emergencia humanitaria, tanto provocadas por el hombre (por ejemplo, en caso de conflicto armado) como derivadas de catástrofes naturales.

Cuestiones que hay que abordar:


  • Si su Estado se enfrenta actualmente a una situación derivada de una emergencia humanitaria, ¿se están protegiendo adecuadamente los derechos de las personas con discapacidad que sufren esta situación (refugiados, personas desplazadas internamente) tanto en los campos de refugiados como en los asentamientos urbanos?

  • Si su Estado proporciona ayuda por emergencias humanitarias a otros Estados, ¿se presta la ayuda de forma que beneficie por igual a las personas con discapacidad y a las demás personas, garantizándose un ajuste razonable y la accesibilidad a todos los servicios e instalaciones?

  • ¿Los protocolos de emergencia contemplan medidas que garantizan que las personas con discapacidad no sean discriminadas o excluidas en caso de que se produzca una emergencia humanitaria?

 Otras posibles vías de la ONU: El Representante del Secretario General de NNUU en favor de las Personas Desplazadas Internamente se ocupa de la situación de las personas con discapacidad en sus trabajos.

Artículo 12 – Igual reconocimiento ante la ley

Indudablemente, una de las disposiciones clave de la CDPD es su Artículo 12, que obliga a dejar atrás el modelo basado en la sustitución en la toma de decisiones (tutela e incapacitación) para adoptar un modelo basado en la asistencia en toma de decisiones (plena capacidad legal, con asistencia para ejercerla). La aplicación plena de este artículo obligará a todos los Estados a introducir cambios, incluso en el Código Civil y leyes similares.

Los Estados tendrán que abolir las leyes sobre incapacitación y tutela, y otras leyes similares, que supriman el derecho de toda persona a tomar decisiones por sí misma, como las leyes que permiten la imposición forzosa de un tratamiento de salud mental a una persona que “carece de capacidad” para tomar decisiones, o el nombramiento de un administrador que gestione los asuntos financieros de una persona contra su voluntad.

Deberá diseñarse y aplicarse un conjunto de opciones para la toma de decisiones asistida, que se personalizarán en función de la situación individual de cada persona que necesite asistencia para la toma de decisiones. Resultará especialmente difícil encontrar opciones para la toma de decisiones asistida cuando la persona en cuestión padezca una discapacidad intelectual severa, cuando prácticamente no existe comunicación entre esa persona y su entorno. Son situaciones que se deberán abordar con pleno respeto de las disposiciones de la CDPD.

Deberán instaurarse mecanismos de protección contra los abusos en la aplicación del modelo basado en la asistencia en la toma de decisiones, para garantizar el respeto a la voluntad y los deseos de la persona, y la función de los órganos judiciales deberá reevaluarse de manera muy significativa, ya que ningún tribunal puede ya obligar a nadie a recibir asistencia contra su voluntad.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿Contempla la legislación vigente la posibilidad de restringir la capacidad legal de las personas con discapacidad, o de su derecho a tomar decisiones personales, por razón de su discapacidad, o de su diversidad funcional en su capacidad para la toma de decisiones, denominada en ocasiones “capacidad de obrar”, “capacidad mental” o “capacidad contractual”? En caso afirmativo, ¿qué medidas, en su caso, ha adoptado el Estado para modificar dicha legislación y adaptarla a las disposiciones de la CDPD?

  • ¿Existe la tutela legal, en cualquiera de sus formas? ¿Existen otras formas de toma de decisiones por representación, u otras medidas de protección forzosa?

  • En su caso, ¿qué acciones se han emprendido para abolir estas medidas y garantizar la equiparación de la capacidad legal de las personas con discapacidad con la de las demás personas, y para ofrecer asistencia en el ejercicio de dicha capacidad, con arreglo a la voluntad y las preferencias de la persona?

  • ¿Qué salvaguardias o medidas se han adoptado para impedir que las personas con discapacidad sean víctimas de abusos por parte de asistentes que parecen ayudar a la persona con discapacidad a que adopte y tome una decisión, cuando ha tomado en realidad una decisión incorrecta o manipulada?

  • ¿Se enfrentan las personas con discapacidad a restricciones a la hora de firmar contratos, obtener hipotecas o realizar otras transacciones financieras o legales?

  • ¿Incluye la capacidad legal la capacidad de aceptar o de rechazar tratamientos médicos o experimentos científicos?

  • ¿Qué medidas legales se han adoptado, o está previsto adoptar, para garantizar que una persona que, en apariencia, ha aceptado un tratamiento médico, haya otorgado realmente un consentimiento libre e informado?

  • ¿Existen leyes que permitan el internamiento o la aplicación de un tratamiento forzoso, basándose en la opinión de que la persona en cuestión carece de capacidad para consentir?


  • ¿Participan en la revisión de la legislación organizaciones de personas con discapacidad, en especial las que representan a personas con discapacidad psicosocial, o a personas con discapacidad intelectual?

Artículo 13 – Acceso a la justicia

El acceso efectivo a la justicia es un desafío para muchas personas, pero lo es sobre todo para las personas con discapacidad. La existencia de distintos tipos de barreras (legales, físicas y de comunicación) y la falta de flexibilidad mostrada por los órganos judiciales a la hora de proporcionar ajustes razonables y pertinentes, cuando son necesarios, provoca con frecuencia la exclusión de las personas con discapacidad del acceso efectivo a sistema judicial.

Para lograr el acceso a la justicia, será necesario abolir las disposiciones que limitan o declaran como nula la capacidad de las personas con discapacidad para testificar o participar por otras vías en el sistema judicial. También hará falta que el sistema judicial proporcione los correspondientes ajustes procedimentales adecuados para cada edad, que permitan a las personas con discapacidad participar en dicho sistema de forma plena e igualitaria, ya sea como demandantes, demandados o testigos.

Cuestiones que hay que abordar:



  • ¿Existen barreras legales que impiden a las personas con discapacidad ser jueces, miembros de un jurado o testigos, o que califican los testimonios de las personas con discapacidad de nulos o limitados?

  • ¿Puede una persona sorda que sea parte de un procedimiento judicial acceder a un servicio de interpretación de señas y a ayuda lingüística, si la necesitara?
  • ¿Puede una persona con deficiencias auditivas utilizar sistemas de amplificación auditiva y otros dispositivos técnicos necesarios para la comunicación?


  • ¿Tiene derecho una persona con discapacidad intelectual a solicitar autos judiciales, sentencias y otros documentos en lenguaje sencillo, o al menos a solicitar una explicación fácil de entender de las decisiones adoptadas por el tribunal?

  • ¿Existen disposiciones aplicables que contemplan ajustes procedimentales que permiten el desarrollo de una investigación y el testimonio significativo de una persona con discapacidad intelectual?

  • ¿Utiliza el tribunal medios alternativos y aumentativos de comunicación y asistencia a la hora de plantear preguntas de una forma que la persona en cuestión pueda comprender, y que garantice que dicha persona va a ser comprendida?

  • ¿Se han previsto ajustes para las personas con discapacidad psicosocial que puedan necesitarlos?

  • ¿Pueden acceder a las salas de los tribunales las personas con deficiencias físicas?

  • ¿Puede una persona con discapacidad visual acceder a la información en formatos alternativos?

  • ¿Lo anterior es de aplicación –

    • a todos los procedimientos legales, incluidos los penales, civiles y administrativos

    • a las personas con discapacidad que actúen como demandantes, demandados, testigos o terceros

    • a todas las fases de los procedimientos, incluida la fase de investigación policial?

Artículo 14 – Libertad y seguridad de la persona

Este artículo persigue dos objetivos. En primer lugar, establece que nadie podrá ser privado de libertad por motivos de discapacidad. Esta disposición obliga a abolir todas las leyes sobre salud mental cuya finalidad prioritaria, y muchas veces exclusiva, consista en regular y autorizar la detención y los tratamientos forzosos, basándose en motivos como la detención preventiva o la necesidad de proporcionar cuidados y tratamientos vinculados con una enfermedad mental aparente o diagnosticada.

Su segundo objetivo consiste en garantizar que las personas con discapacidad que hayan sido privadas de libertad (por haber sido condenadas tras cometer un delito, o por otras razones no constitutivas de discriminación por motivos de discapacidad) tengan los mismos derechos que las demás personas privadas de libertad, y obtengan ajustes razonables y pertinentes para que puedan disfrutar, en pie de igualdad con los demás, de las garantías procedimentales aplicables y de las demás medidas que les correspondan.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿Contempla la legislación vigente la privación de libertad por motivos de discapacidad, incluida la discapacidad psicosocial, ya sea por sí sola o en combinación con otros motivos, como la necesidad de recibir cuidados y tratamientos o la probabilidad de que la persona se autolesione o cause lesiones a otros? En caso afirmativo, ¿se están adoptando medidas para abolir y dejar sin efectos dicha legislación?

  • ¿Las personas con discapacidad a las que se priva de libertad por motivos no constitutivos de discriminación tienen los mismos derechos que las demás personas privadas de libertad?

  • ¿Tienen acceso a los ajustes razonables y pertinentes que necesitan para disfrutar de sus derechos en pie de igualdad con las demás personas privadas de libertad?

 Otras posibles vías de la ONU: El Comité de Derechos Humanos, que se encarga del seguimiento del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ha analizado la cuestión de la privación de libertad por motivos de discapacidad. El Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias también puede ser consultado sobre esta cuestión.

Artículo 15 – Protección contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes

Este artículo establece que las personas con discapacidad deben quedar protegidas por estrategias nacionales que prohíban la tortura. Las personas con discapacidad que vivan en instituciones o hayan sido ingresadas contra su voluntad son especialmente vulnerables a este tipo de situaciones.

El artículo prohíbe la aplicación de experimentos médicos o científicos a personas con discapacidad sin su consentimiento libre e informado. Es una medida importante, ya que muchos Estados permiten este tipo de experimentos en personas a las que consideran incapaces de dar su consentimiento. Existe por tanto un vínculo obvio entre este artículo y el Artículo 12.

También existe un solapamiento entre los Artículos 15, 16 y 17. Los actos de violencia y los abusos ejercidos por personas físicas o instituciones pueden ser constitutivos de tortura si el gobierno no ha ejercido la diligencia exigible para evitar dicha violencia. Los abusos en el ámbito de la medicina, como las intervenciones médicas forzosas relacionadas con una discapacidad, y el aborto o la esterilización forzados, también pueden ser constitutivos de tortura o maltrato.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿Se incluye a las personas con discapacidad, incluidas las personas que viven en instituciones, en las estrategias nacionales para prevenir la tortura?

  • ¿Permite la legislación que se apliquen experimentos médicos o científicos a personas con discapacidad consideradas incapaces de consentir?

  • ¿Permite la legislación las intervenciones forzosas relacionadas con una discapacidad, como los tratamientos forzosos de salud mental? En caso afirmativo, ¿planea el Estado modificar esa legislación para adaptarla a la CDPD?

 Otras posibles vías de la ONU: En 2008, el Relator Especial sobre la Tortura enumeró una serie de situaciones a las que se enfrentan las personas con discapacidad que podrían ser constitutivas de tortura o de tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. El Comité de la CCT (Convención contra la Tortura) y el Subcomité para la Prevención de la Tortura (SPT) también pueden desempeñar un papel importante en la aplicación de este artículo.

Artículo 16 – Protección contra la explotación, la violencia y el abuso

Las personas con discapacidad, y en especial los niños y niñas y las mujeres, están expuestas a un mayor riesgo de sufrir explotación, violencia y abusos. Por ello, hacen falta estrategias nacionales de prevención de la violencia, incluida la violencia doméstica, que presten especial atención a las personas con discapacidad, así como a los tipos especiales de abuso y a las circunstancias de abuso relacionadas con la discapacidad (por ejemplo, abusos ejercidos por cuidadores, la desatención, ocultación o abandono, el confinamiento en el hogar y el uso de medicamentos o de métodos aversivos para controlar el comportamiento).

Las personas con discapacidad que viven en instituciones o instalaciones similares, o reciben servicios de éstas, están particularmente expuestas a situaciones de riesgo, como lo refleja el apartado 3 del Artículo 16, que prevé un marco de supervisión especial para estos servicios.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿Se incluye a las personas con discapacidad en las estrategias nacionales para combatir la violencia, incluida la violencia doméstica?

  • ¿Pueden acceder las personas con discapacidad a las medidas generales diseñadas para combatir la violencia (como las campañas de sensibilización), para identificar la violencia (como las investigaciones policiales) o para ayudar a las víctimas de la violencia (como los centros de acogida o las ayudas sociales)?

  • ¿Existe un órgano encargado de supervisar los servicios y programas diseñados para las personas con discapacidad? ¿Hasta qué punto es independiente de la autoridad que dirige el centro o el programa, y del poder ejecutivo? ¿Desempeñan un papel sustancial en este órgano las personas con discapacidad, y en especial los colectivos expuestos a internamientos y a abusos?

 Otras posibles vías de la ONU: Los mecanismos de derechos humanos de la ONU relacionados con este ámbito son el Relator Especial sobre la violencia contra la mujer y el Representante Especial del Secretario General sobre la violencia contra los niños. El Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer y el Comité de los Derechos del Niño también pueden ocuparse de cuestiones relacionadas con la violencia contra la mujer y los niños y niñas con discapacidad.

Artículo 17 – Protección de la integridad personal

Este artículo, que debe leerse en combinación con otros artículos, y en especial con los artículos 12 y 25, protege a las personas con discapacidad contra una violación de su integridad física y mental, por lo que prohíbe cualquier forma de intervención, incluidas toda intervención médica, realizada contra la voluntad de la persona.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿Permite la legislación que se realicen intervenciones médicas y de otros tipos contra la voluntad de la persona, o sin su consentimiento pleno, libre e informado? En caso afirmativo, ¿planea el Estado modificar la legislación y prohibir estas prácticas?

  • ¿Qué medidas de protección, en su caso, se han adoptado contra este tipo de intervenciones? ¿Qué grado de eficacia tienen?

Artículo 18 – Libertad de desplazamiento y nacionalidad

El artículo tiene por objeto prohibir cualquier discriminación por motivos de discapacidad en la legislación y en los usos, que afecte a la libertad de desplazamiento de las personas con discapacidad entre distintos Estados, e incluye el derecho a adquirir una nacionalidad. Muchas veces, se trata de una discriminación indirecta derivada del estado de salud (percibido) de la persona, o relacionada con prácticas discriminatorias del personal encargado de conceder la nacionalidad o el asilo. El artículo también presta especial atención a la cuestión del registro del nacimiento de niños y niñas con discapacidad.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿La legislación (o su aplicación práctica) relacionada con la entrada y la estancia de no nacionales en el país, incluidas las peticiones de asilo, supone una discriminación por motivos de discapacidad? En caso afirmativo, ¿planea el Estado adaptar dicha legislación a la CDPD?

  • ¿Se han adoptado medidas para garantizar que todos los recién nacidos con discapacidad tengan un nombre y una nacionalidad?

Artículo 19 – Derecho a vivir de forma independiente y a ser incluido en la comunidad

Muchas personas con discapacidad se ven impedidas de vivir en la comunidad por no disponer de servicios adecuados, o por existir leyes y usos que permiten el internamiento forzoso, que ofrecen los servicios de asistencia únicamente en entornos institucionales grandes o pequeños, o que supeditan los servicios de asistencia en la comunidad a la aportación de pruebas que acrediten un cierto grado de capacidad funcional. En los países en vías de desarrollo, la falta de servicios suele conllevar el aislamiento y la desatención de las personas con discapacidad dentro de su entorno familiar y comunitario.

El derecho a vivir en la comunidad con las mismas opciones que los demás significa que las personas con discapacidad pueden elegir entre distintas residencias, de los mismos tipos que las que constituyen la norma aceptada por la población general de una sociedad, y que pueden acceder a los servicios de asistencia que necesiten para lograr su inclusión en la comunidad. Estas situaciones vitales deben respetar la intimidad personal y la autodeterminación de las personas con discapacidad. Deben tener la posibilidad de elegir entre distintas opciones, que giren en torno a la posibilidad de vivir en su propia casa, disfrutando de todos los servicios necesarios.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿Tienen acceso a asistencia personal las personas con discapacidad que la necesitan? En caso afirmativo, ¿la asistencia personal se dispensa de una forma que garantice la autonomía de las personas con discapacidad?

  • ¿Las personas con discapacidad que desean vivir solas, fundar una familiar y un hogar propios o vivir en un apartamento compartido tienen que superar barreras para conseguirlo?

  • ¿Reciben las personas con discapacidad los servicios de asistencia necesarios para llevar a la práctica su opción sobre cómo quieren vivir en la comunidad?

  • ¿Existen personas con discapacidad que, contra sus deseos, hayan sido trasladadas a residir en centros de convivencia conjunta o que actualmente vivan en ellos?

  • ¿Garantiza la legislación que las personas con discapacidad puedan acceder a los servicios e instalaciones generales de la comunidad?

  • ¿Existen planes y objetivos concretos para:

    • cerrar instituciones;

    • reducir el número de personas que viven en instituciones;

    • incrementar el número de personas a los que se presta asistencia en ámbitos de la comunidad?

  • ¿Existen servicios comunitarios diseñados para que las personas puedan dejar de vivir internadas en instituciones? ¿Tales servicios ofrecen a las personas con discapacidad los mismos tipos de opciones que a los demás, en igualdad de condiciones con éstas, o se limitan a recrear el internamiento a menor escala?
  • ¿Existen distinciones, exclusiones o restricciones que obstaculizan o limitan la posibilidad de salir de las instituciones para vivir en la comunidad? ¿Existe una orientación que favorezca la financiación de las instituciones y de los servicios institucionales en detrimento de los servicios de la comunidad? ¿Existen umbrales para tener derecho a prestaciones y servicios comunitarios, como la capacidad para realizar de forma autónoma actividades cotidianas?


Artículo 20 – Movilidad personal

La accesibilidad general de los servicios e instalaciones debe complementarse con el derecho de las personas con discapacidad a tener acceso a una asistencia adecuada, para que puedan desplazarse de forma autónoma.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿Pueden las personas con discapacidad acceder a las tecnologías y dispositivos de asistencia, y éstos se ofrecen a un precio asequible?

  • ¿Se ofrecen programas de mejora de las habilidades de movilidad a las personas con discapacidad que los necesitan?

Artículo 21 – Libertad de expresión y de opinión y acceso a la información

Este artículo contiene dos elementos especialmente relevantes: el acceso a la información de las personas con discapacidad, que incluye el derecho recibir información en distintos formatos accesibles, como el Braille y un lenguaje sencillo, así como el derecho a expresarse en la lengua que prefieran, incluida la lengua de señas, u otro medio de comunicación.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿Las personas con discapacidad tienen acceso a información pública en formatos alternativos, de manera gratuita y oportuna?

  • ¿Pueden las personas sordas recibir información en lengua(s) de señas y utilizar la lengua de señas en su interacción con funcionarios públicos?

  • ¿Puede una persona con deficiencia auditiva acceder a equipos de comunicación visual y auditiva que le permitan interactuar con funcionarios públicos?

  • ¿Las personas con discapacidad intelectual tienen derecho a obtener información en un lenguaje sencillo?

  • ¿Los sitios web de las agencias que ofrecen servicios o información al público cumplen con las normas de la Iniciativa de Accesibilidad Web (WAI, por su sigla en inglés)?
  • ¿La legislación nacional sobre derechos de autor permite el acceso a la información de personas con discapacidad que necesitan formatos alternativos?


  • ¿Ha(n) sido reconocida(s) la(s) lengua(s) de señas nacional(es) como lenguas oficiales, y se ha promovido y facilitado el empleo de las lenguas de señas?

 Otras posibles vías de la ONU: El Comité de Derechos Humanos (PIDCP) está redactando actualmente un Comentario General sobre la cuestión de la libertad de expresión y de opinión. Además, los trabajos del Relator Especial sobre la promoción y la protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión pueden tener relevancia en este campo.

Artículo 22 – Respeto de la privacidad

Las personas con discapacidad tienen el mismo derecho que todos los demás ciudadanos a que se proteja su privacidad, incluso respecto de la información relativa a su discapacidad.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿La legislación general que protege la privacidad de todas las personas protege adecuadamente a las personas con discapacidad?

  • ¿Se respeta la privacidad de las personas con discapacidad que viven en grandes o pequeñas instituciones, o que necesitan recibir un alto nivel de servicios de asistencia, del mismo modo que se respeta la privacidad de las demás personas que constituyen la población general?

  • ¿La legislación relativa a la confidencialidad de los registros médicos protege adecuadamente el derecho a la privacidad de las personas con discapacidad?

Artículo 23 – Respeto del hogar y de la familia

Las personas con discapacidad tienen los mismos derechos que todas las demás a vivir dentro de sus familias y a fundar sus propias familias. No obstante, las personas con discapacidad son discriminadas con frecuencia en asuntos relacionados con la familia, como el matrimonio, la adopción y el divorcio.

Los padres con discapacidad tienen derecho a no ser separados de sus hijos por razón de la discapacidad que padecen. A menudo, los padres de niños o niñas con discapacidad necesitarán asistencia para poder educar a sus hijos y evitar situaciones de aislamiento y de desatención en la familia. Ningún niño puede ser ingresado en una institución por razón de una discapacidad. Este artículo debe leerse en combinación con el Artículo 14.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿Las personas con discapacidad que desean contraer matrimonio tienen que enfrentarse a limitaciones directas o indirectas (como la necesidad de obtener un certificado de salud)?

  • ¿Las personas con discapacidad pueden adoptar o acoger a niños, o utilizar figuras jurídicas similares?

  • ¿La legislación o la jurisprudencia discrimina a las personas con discapacidad en situaciones de divorcio o de separación?

  • ¿Pueden acceder los padres de niños y niñas con discapacidad a la asistencia necesaria para asumir sus responsabilidades en la educación de sus hijos?

  • ¿Existe una legislación que, directa o indirectamente, provoque que el hijo tenga que ser separado de su familia, ya sea por la discapacidad del hijo o por la de sus padres?

  • ¿La legislación y los procedimientos aplicados para determinar la custodia de los hijos conllevan una discriminación por motivo de la discapacidad del padre?

  • En los casos en que un interés superior del niño con discapacidad haga necesario separarlo de sus padres, ¿se han previsto medidas para garantizar que el niño pueda vivir dentro de la familia extensa o en un entorno familiar dentro de la comunidad?

  • ¿Se protege a los niños y niñas con discapacidad contra el internamiento forzoso por razón de su discapacidad? ¿Pueden los padres ingresar a sus hijos? ¿Puede un juez decidir que un niño, atendiendo a un interés superior de éste, sea ingresado en una institución psiquiátrica o similar?

  • ¿Prohíbe la legislación las medidas consistentes en la esterilización forzosa de las personas con discapacidad, en especial de las mujeres y de las niñas?

Artículo 24 – Educación

Todos los adultos y los niños y niñas con discapacidad tienen derecho a acceder a la educación, en pie de igualdad con las demás personas. En este concepto se incluyen todas las fases y los tipos de educación, incluidas la enseñanza preescolar y la educación continua, además de la educación básica y la universitaria. Además, todas las personas con discapacidad tienen derecho a acceder a un sistema de educación inclusivo, con una asistencia individualizada adecuada para que puedan participar en el sistema educativo. El Artículo 24 presta especial atención a la situación de los niños y niñas ciegos, sordos o sordociegos.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿Existen niños y niñas con discapacidad considerados “ineducables”, o que son obligados a ir a colegios especiales por la naturaleza y gravedad de su discapacidad?

  • ¿Garantiza la ley general de educación que los niños y niñas con discapacidad puedan acceder a todas las fases de la educación general y recibir el apoyo necesario, dentro del sistema de educación general, para facilitar su educación efectiva, con los ajustes razonables que puedan necesitar?

  • ¿Hay niños o niñas a los que se obliga a tomar una medicación (incluida una medicación psiquiátrica) o a someterse a tratamientos médicos como requisito previo para recibir una educación?

  • ¿Tienen acceso los alumnos con discapacidad a la asistencia necesaria en la enseñanza universitaria?

  • ¿Los niños y niñas ciegos, sordos o sordociegos tienen acceso a la enseñanza en Braille, lengua de señas y otros métodos de comunicación, incluidos medios, modos y formatos de comunicación aumentativos y alternativos?

  • ¿Las personas sordas tienen acceso a una educación de calidad en un entorno de lenguas de señas, con profesores que conocen bien la lengua de señas y con material didáctico en lengua de señas?

  • ¿El sistema educativo facilita el aprendizaje de la lengua de señas y promueve la identidad lingüística y cultural de las personas sordas?

  • ¿Facilita el Estado el aprendizaje del Braille, la escritura alternativa, modos y medios de comunicación aumentativos y alternativos, así como habilidades de orientación?

  • ¿Los profesores de enseñanza general cuentan con material adecuado para garantizar que los niños y niñas con discapacidad puedan participar en la educación en pie de igualdad con los demás niños?

  • ¿Existen barreras que impiden a las personas con discapacidad llegar a ser profesores?

 Otras posibles vías de la ONU: El Relator Especial sobre el Derecho a la Educación ha emitido un informe sobre la educación inclusiva, en el que se analiza la cuestión de la educación de los niños y niñas con discapacidad. El Comité del PIDESC supervisa el derecho a la educación, tal y como se contempla en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.


Artículo 25 – Salud

Las personas con discapacidad tienen el mismo derecho a acceder a los servicios de salud que todas las demás. Aunque esto incluye las cuestiones de salud relacionadas con la discapacidad, abarca principalmente el acceso a todos los servicios de salud generales. Otra disposición importante de este artículo garantiza que las intervenciones médicas sólo puedan llevarse a cabo con el consentimiento libre e informado de la persona afectada.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿La legislación de salud general protege a las personas con discapacidad contra la discriminación en el acceso a todos los servicios sanitarios, en especial en el campo de la salud sexual y reproductiva?

  • ¿Garantiza la legislación que las personas con discapacidad reciban tratamientos médicos basados en su consentimiento libre e informado, y que no se les aplique ningún tratamiento sin su consentimiento?

  • ¿Garantiza el Estado los servicios de salud necesarios para la identificación e intervención precoz respecto de personas con discapacidad, incluidos los niños y niñas con discapacidad?

  • ¿Garantiza el Estado que no se producirá ninguna identificación, intervención ni medicación indebida que pueda afectar al desarrollo de los niños, en especial en el ámbito de la salud mental?
  • ¿Las personas con discapacidad que tienen necesidades médicas directamente relacionadas con su discapacidad tienen acceso a los servicios de salud que necesitan?


  • ¿Los servicios generales de salud respetan los derechos de las personas con discapacidad, incluido el respeto a la cuestiones de accesibilidad (lengua de señas, información en formatos alternativos, como el Braille o un lenguaje sencillo e inteligible, o instalaciones accesibles)?

  • ¿Las personas con discapacidad tienen acceso a una rehabilitación en salud gratuita o a precios asequibles?

  • ¿Se diseñan las campañas de salud públicas de forma que sean accesibles para las personas con discapacidad?

  • ¿Se ofrece formación en materia de derechos de las personas con discapacidad a los doctores y otros profesionales de la medicina?

  • ¿Existe una discriminación por motivos de discapacidad en el acceso a los seguros médicos?

 Otras posibles vías de la ONU: El Relator Especial sobre el derecho a la salud ha elaborado recientemente un informe sobre la cuestión del consentimiento consentido, en el que se abordan asuntos relacionados con las personas con discapacidad. El Comité del PIDESC supervisa el derecho al acceso a la salud y a los cuidados sanitarios, tal y como se contempla en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Artículo 26 – Rehabilitación

La rehabilitación de las personas con discapacidad, y el apoyo entre iguales, abarcan un amplio conjunto de acciones en los ámbitos de la salud, del empleo, de la educación y de los servicios sociales, que persiguen el objetivo de lograr la participación plena de las personas con discapacidad en sus comunidades. Ninguna persona con discapacidad puede ser obligada a someterse a un programa de rehabilitación.

Cuestiones que hay que abordar:

  • ¿Pueden acceder las personas con discapacidad a un amplio conjunto de servicios de rehabilitación en su comunidad, y recibir el apoyo entre iguales?


  • ¿La participación en tales servicios es voluntaria, o existen situaciones en las que la participación en un programa de rehabilitación específico es un requisito previo para acceder a determinados beneficios?

Artículo 27 – Trabajo y empleo

Las personas con discapacidad se enfrentan a tasas de desempleo entre 2 y 3 veces superiores a las de las personas sin discapacidad. Para corregir esta situación, deben adoptarse medidas muy variadas, que combinen la protección contra la discriminación en todas las fases de la relación laboral con medidas de acción afirmativa.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿La legislación laboral general protege a las personas con discapacidad contra la discriminación, incluso contra la denegación de un ajuste razonable, y contra el acoso en todas las etapas de la relación laboral?

  • ¿Existen formas de empleo especialmente diseñadas para personas con discapacidad (como el empleo protegido y el empleo con apoyo) que están exentas de las normas laborales, dando lugar a una menor protección y a situaciones de explotación? ¿Qué medidas se están adoptando para cambiar esta situación?

  • Respecto de personas con discapacidad contratadas en el empleo protegido, ¿existen programas para facilitar su transición hacia un puesto de trabajo en el mercado laboral abierto?

  • ¿Las personas con discapacidad tienen acceso a programas generales de formación vocacional y a servicios de empleo?

  • ¿Las personas con discapacidad pueden acceder a servicios de apoyo para el empleo por cuenta propia o en la economía social?

  • ¿Ofrece el Estado orientación técnica y respaldo financiero para proporcionar ajustes razonables?
  • ¿Se están aplicando medidas para garantizar que las personas con discapacidad que hayan adquirido una discapacidad en el empleo puedan permanecer en el mercado de trabajo durante el tiempo que dure su rehabilitación, si así lo desean?


  • ¿El Estado adopta medidas de acción afirmativa para contratar a personas con discapacidad?

  • ¿Promueve el Estado la contratación de personas con discapacidad en el sector privado, mediante incentivos y medidas similares?

  • ¿Las personas con discapacidad están protegidas contra todas las formas de trabajo forzoso?

 Otras posibles vías de la ONU: El Comité del PIDESC supervisa el derecho a trabajar y al empleo contemplado en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Artículo 28 – Nivel de vida adecuado y protección social

Muchas personas con discapacidad viven en la pobreza. Esto supone un reto en todos los países, y en especial en los países en vías de desarrollo. Aunque los planes de protección social desempeñan un papel fundamental a la hora de garantizar un nivel de vida adecuado para todas las personas que viven en la pobreza, con frecuencia excluyen a las personas con discapacidad. Más concretamente, el hecho de que un Estado no sufrague los gastos adicionales relacionados con la discapacidad conduce en muchos casos a la pobreza y a la exclusión social de las personas con discapacidad y de sus familias.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿Sufraga el Estado los gastos adicionales relacionados con la discapacidad que soportan las personas con discapacidad y sus familias? ¿Es ésta una medida general, o el Estado sólo sufraga los gastos adicionales de determinados grupos de personas con discapacidad (como los veteranos de guerra)?
  • ¿Se ofrecen prestaciones por discapacidad? En caso afirmativo, ¿tales prestaciones promueven la autonomía individual de las personas con discapacidad?


  • ¿Las personas con discapacidad pueden acceder, en condiciones de igualdad con las demás, a alimentos adecuados, ropa, una vivienda y agua potable? ¿Se ofrecen ajustes para garantizar dicho acceso?

  • ¿Las personas con discapacidad pueden acceder, en condiciones de igualdad con las demás, a programas de protección social, estrategias de reducción de la pobreza y otros planes en vigor?

  • ¿Los programas de vivienda pública respetan los derechos de las personas con discapacidad?

  • ¿Las personas con discapacidad sufren trabas para acceder a programas de vivienda pública para personas con discapacidad y a planes de protección social, dando lugar a situaciones de segregación y falta de opciones?

 Otras posibles vías de la ONU: Entre los mecanismos de derechos humanos de la ONU que podrían aplicarse para promover la aplicación de este artículo, se encuentran el Relator Especial sobre el derecho a la alimentación, el Experto Independiente sobre el acceso al agua potable y el saneamiento, el Relator Especial sobre la vivienda adecuada y el Experto Independiente sobre la cuestión de los derechos humanos y la extrema pobreza. El Comité del PIDESC incluye entre sus trabajos cuestiones relacionadas con la protección social y un nivel de vida adecuado.

Artículo 29 – Participación en la vida política y pública

La participación en la vida política es una cuestión clave para todas las personas, incluidas las personas con discapacidad. La presencia directa de personas con discapacidad en puestos de liderazgo político sigue siendo una excepción muy poco habitual. El papel desempeñado por las asociaciones de personas con discapacidad es fundamental para promover los derechos de las personas con discapacidad.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿La ley electoral general excluye a algunas personas con discapacidad del derecho a votar o del derecho a ser elegidas?

  • ¿La ley electoral general garantiza que todas las instalaciones electorales sean físicamente accesibles y que los materiales electorales sean accesibles para las personas ciegas, para que puedan emitir su voto por sí mismas?

  • ¿Permite la ley electoral general que las personas con discapacidad que así lo decidan puedan emitir su voto con la asistencia de una persona de su elección?

  • ¿Presta el Estado su apoyo para la creación de asociaciones independientes de personas con discapacidad?

 Otras posibles vías de la ONU: El Comité de Derechos Humanos supervisa el derecho a la participación política contemplado en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Artículo 30 – Participación en la vida cultural, las actividades recreativas, el esparcimiento y el deporte

El acceso a la cultura, las actividades recreativas, el esparcimiento y el deporte también es una cuestión importante que debe tenerse en cuenta para lograr la plena participación en la sociedad de las personas con discapacidad.

Cuestiones que hay que abordar:


  • ¿Las leyes sobre propiedad intelectual constituyen una barrera para las personas con discapacidad que desean acceder a materiales culturales?

  • Para poder recibir financiación pública, ¿las instalaciones y organizaciones culturales, de ocio/turísticas y deportivas tienen que cumplir con normas sobre accesibilidad?

  • ¿Los planes de accesibilidad general contemplan la eliminación de barreras en la cultura, las actividades recreativas, el esparcimiento y el deporte?
  • ¿Presta su apoyo el Estado a iniciativas específicas para personas con discapacidad en el ámbito de los deportes y de la cultura?


  • ¿Promueve y respalda el Estado la cultura de los sordos?

 Otras posibles vías de la ONU: El Comité del PIDESC supervisa el derecho a la cultura que se contempla en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. El Comité ha adoptado recientemente una Comentario General sobre esta cuestión. Además, se ha creado recientemente el cargo de Experto Independiente en el campo de los derechos culturales, que también podría desempeñar un papel importante en la aplicación de este artículo.




1   2   3   4   5   6   7   8


The database is protected by copyright ©hestories.info 2017
send message

    Main page